“¡OH, OH, DIOS MÍO, PIEDAD! ¡SEÑOR AYÚDAME! ¡CRISTO! ¡CRISTO! ¡SOCORRO!” (Mayúsculas del texto original) ¿De qué cristiano practicante provendrá esta lamentación sacra? Pues nada menos que del último escritor maldito de la literatura norteamericana: Charles Bukowski (1920-1994) –a quien se compara con grandes como Henry Miller, Céline y Ernest Hemingway–. En esta parte de su...