Futbol, futbol, futbol… y sorpresa… futbol. Todo este mes será lo único que oigamos en cualquier medio, lugar y conversación. Y habrá dos posturas en torno al Mundial de acuerdo a si te interesa o no. La primera: utilizar la estrategia del avestruz y ocultar nuestras cabezas. La segunda: disfrutar al máximo y empaparnos de todo lo que represente futbol.

Y para este segundo tipo de personas tenemos las siguientes recomendaciones literarias. Porque los libros no tienen que estar peleados con el balón.

Futbol a sol y sombra

1) “El futbol a sol y sombra” de Eduardo Galeano. Ya el nombre del autor es una garantía de que esta obra merece ser leída, te guste o no este deporte. El uruguayo, más conocido por “Las venas abiertas de América Latina”, conjunta una variedad de anécdotas, leyendas e historias que terminan por mostrarnos al “deporte más hermoso del mundo” con sus luces y sombras, como alcanza a señalarnos el título. Tanto rinde homenaje como denuncia las estructuras de poder de este imperio capitalista llamado futbol, el cual alcanza ganancias obscenas a la vez que ampara a millones de personas a lo largo del orbe. He ahí su dualidad. “La tecnocracia del deporte profesional ha ido imponiendo un futbol de pura velocidad y mucha fuerza, que renuncia a la alegría, atrofia la fantasía y prohíbe la osadía, Por suerte todavía aparece en las canchas, aunque sea muy de vez en cuando, algún descarado carasucia que se sale del libreto y comete el disparate de gambetear a todo el equipo rival, y al juez, y al, y al público de las tribunas, por el puro goce del cuerpo que se lanza a la prohibida aventura de la libertad”, comenta Galeano, quien de niño nunca fue muy ducho en el deporte, a pesar de tener el sueño de ser jugador de futbol; es por ello que este libro fue un esfuerzo por hacer con las manos lo que sus piernas no le permitían.

2) “Cuentos de futbol” de Jorge Valdano: El ex jugador profesional argentino, quien logró todo (vestir la camiseta del Real Madrid y de la selección de su país), reunió 24 relatos de importantes escritores, entre ellos están Mario Benedetti, Javier Marías, Alfredo Bryce Echenique, Roberto Fontanarrosa, Eduardo Galeano, Manuel Rivas, Augusto Roa Bastos, Manuel Vicent y Juan Villoro. “Este libro es un encuentro para el músculo y el pensamiento con la intención de que vayan perdiendo la desconfianza que se tiene. Un juego, el de futbol, metido dentro de otro juego, el de la literatura”, escribe en su prólogo el propio Valdano. Durante una entrevista, cuando se le preguntó si acaso son incompatibles el futbol y la literatura, el autor contestó: “Leer un libro no sirve para jugar mejor al futbol, ni jugar un partido, sirve para hacer mejor literatura. Dos juegos (futbol y literatura) que tienen diferentes modos de expresión y que resultan compatibles a fuerza de ser distintos.”

Dios es redondo

3) “Dios es redondo” y “Balón dividido” de Juan Villoro. El primero fue un éxito literario y ha dado origen al segundo, pero hablemos brevemente de cada uno. “Dios es redondo” es un libro para los fanáticos exacerbados y para los hinchas de clóset. Como en una tertulia –a veces divertida a veces ácida–, el autor arroja peculiaridades de la FIFA (que tiene más agremiados que la ONU), nos habla de Maradona, de la liga española, mantiene una conversación con Jorge Valdano y retrata al último Mundial del siglo XX. En resumen, es una crónica de esa religión laica desde el punto de vista de un escritor y sociólogo. Por su parte, “Balón dividido” conserva el principio conductor del libro anterior: “El futbol es la recuperación de la infancia”. Ahora los retratos y crónicas se enfocan en futbolistas y directivos actuales, como Messi, Cristiano Ronaldo, Pep Guardiola, Piqué y los hermanos Boateng. Da especial énfasis en crear conexiones entre el futbol, la historia, la psicología y la literatura. Entre las dudas que se encarga de responder, destacan las siguientes: ¿De qué manera las dificultades entre idiomas condujeron a la invención de las tarjetas de los árbitros? ¿Por qué los húngaros tienen un sentido más filosófico de la derrota que los mexicanos? ¿Cuál es la función secreta de cada uno de los cuatro silbantes en un partido? ¿Cómo intervino Javier Aguirre en la mediocre actuación de la selección mexicana en Sudáfrica 2010? ¿Es posible que dos jugadores en épocas distintas anoten del mismo modo el mejor gol de todos los tiempos?

Estos cuatro libros aseguran una lectura amena sobre el tema que acaparará nuestros sentidos en las próximas semanas. Conviene analizarlo no sólo desde el punto de vista deportivo, sino también como fenómeno social, educativo, psicológico y sociológico. No por nada es una de las mayores adicciones del mundo.