Autora: Blanca Estela Gutiérrez Grageda

Editorial: UAQ/ Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (Fondo editorial Querétaro)

Primera edición, junio de 2004

ISBN: 968-7377-90-9

$180.00

Autora: Blanca Estela Gutiérrez Grageda

Autora: Blanca Estela Gutiérrez Grageda

No obstante el predominio conservador, el porfiriato en Querétaro representó una verdadera amalgama de identidades políticas. Sus principales hombres ciertamente habían pertenecido al partido conservador, pero con el correr de los años, y apaciguadas las pasiones políticas, las fronteras entre éste y el liberal quedaron diluidas. La fortuna familiar y el apellido de abolengo pasaron a ocupar el primer plano, quedando lo ideológico relegado a un plano secundario. El comportamiento político y cultural de las familias que detentaron el poder en Querétaro durante el periodo en cuestión es un buen ejemplo de momento histórico nacional, que ellas encaran y reproducen.

La oligarquía queretana fue, a la vez, burguesa y señorial, moderna y tradicional, liberal y conservadora. El pragmatismo político imperante hizo posible que la oligarquía terrateniente lograra el control de la esfera política e impulsara el desarrollo económico superando el conflicto liberal-conservador. Después de varias décadas de intenso debate político y luchas militares, se logró una suerte de síntesis ideológica, es un proceso de convergencia entre posturas anteriormente polarizadas. O, como señala Carmagnani, fue a través de la práctica política que lo moderno se tradicionalizó y lo tradicional se modernizó.